Combinación única para REGENERACIÓN DE TEJIDOS!

+56 41 2283291

+56 9 61389090 / +56 9 42714258 / +56 9 82940141

TRATAMIENTO PIE DIABÉTICO

En las últimas décadas la diabetes mellitus (DM) se ha convertido en una epidemia mundial no infecciosas; su incidencia se duplica cada 10 - 15 años. El pie diabético es un síndrome clínico y morfológico impulsado por el desarrollo de cambios progresivos asociados DM-en las estructuras anatómicas del pie, incluyendo polineuropatía, microangiopatía, macroangiopatía y osteoartropatía, acompañado de complicaciones sépticas y necróticas El diagnóstico formal de síndrome del pie diabético (DFS) se hace en 4 - 10% de los pacientes con DM; este síndrome es una de las causas principales de discapacidad y mortalidad. El síndrome contribuye a 30% de todos los pacientes relacionados con la diabetes En esta población de pacientes, úlceras isquémicas se caracterizan por la larga presencia en lugares típicos, como el lenguado y / o en el talón y prácticamente no se curan o reaparecen después de la cirugía reparadora, lo que las convierte en lesiones muy difíciles de tratar.

 

El tratamiento de pie diabético siempre es difícil de tratar pero si el paciente además se encuentra descompensado o con alguna otra patología de base que disminuye el retorno venoso o altera la microcirculación, se vuelve casi imposible llegar al punto de cerrar la herida. Actualmente existe un nuevo tratamiento. Se trata de Lacerta®, se aplica por medio de inyecciones intra-cutánea de 1,0 ml de solución al 1,5% alrededor del defecto ulceroso (Se aplica con técnica tunelizada o papular) una vez por semana durante 5-7 semanas (depende de la evolución del paciente).

 

 

 

Existen estudios que demuestran el cambio de las dimensiones de la lesión y como esto influye en la mejoría del paciente. Según estos datos, todos los pacientes tratados con esta técnica, fueron dados de alta con resultados positivos, es decir, con curación completa de los defectos ulcerativas isquémicas.

 

Esta técnica terapéutica se puede utilizar en un entorno ambulatorio, así, que reduce sustancialmente el tiempo de tratamiento y la estancia hospitalaria. Esto quiere decir que su utilización no requiere ningún instrumento especial, el apoyo de anestesia o una sala de operaciones.